No es un secreto para nadie que ahora antes de comprar se piensa dos veces, estamos enfocados en encontrar la mejor opción en el mercado. La facilidad viene de todas las herramientas que tenemos en línea, las redes sociales y plataformas como Amazon, OLX y demás buscadores hacen que la comparación de precios, garantías y características, nos faciliten la tarea de identificar al mejor postor. 

Ahora no confiamos tanto en lo que dice la marca, sino en lo que dicen los consumidores de la misma. Nos tomamos el tiempo de leer una larga lista de comentarios con la finalidad de saber si ese producto cumple con todos nuestros requisitos y si las personas se sienten a gusto con su servicio. En este caso también, personalidades reconocidas en el mundo digital pueden llegar a tener mucho impacto. Si estos hacen una recomendación sobre un producto o servicio y sus seguidores son fieles creyentes, se pueden ganar nuevos compradores. 

Las redes sociales siempre vienen a ser clave para darle credibilidad a una marca. Estas permiten darle una personalidad a la compañía, nos muestran su forma de hablar, sus intereses, sus preferencias y hasta quienes son sus clientes. Las redes sociales pueden generar diferentes reacciones, pueden hacer que nos enamoremos aún más de la marca, que no nos cause gran emoción o que por el contrario nos haga odiarla. Detalles como la buena fotografía, el diseño gráfico, la redacción de las publicaciones y las personas que mostramos en el perfil pueden hacer la diferencia. Se debe ser consistente con el estilo que se muestra y conocer muy bien a nuestros compradores para siempre reflejar su estilo de vida. 

En la actualidad queremos saber cómo se expresa la marca, quién la usa y qué tipo de persona me hace ser parte de esa “comunidad” que se genera poco a poco a nivel digital. Seguimos siendo impulsivos en las compras, pero siempre y cuando se logre empatía con la marca. Apostar por los sentimientos sigue siendo una carta segura y aunque no se concrete una compra en línea, podemos lograr ser “top of mind” o ir generando una compatibilidad que desatará en la adquisición del producto o servicio. 

El mundo digital tiene sus pro y sus contra, estamos a un click de saber la respuesta a lo que nos preguntemos. Esto quiere decir que debemos esforzarnos aún más por resaltar nuestra marca y crear una diferencia notable, hay que atrevernos a más y ser más agresivos para generar una reacción en las personas. Tener una población tan grande conectada a un smartphone diariamente nos da una gran oportunidad para impulsar negocios y crear oportunidades, pero definitivamente nos obliga a ser auténticos y a crear impacto.

En esta nueva era, un “share” y un buen review valen oro, por eso la gran necesidad de contar con buen manejo digital de la empresa y contar con seguidores fieles como respaldo. Ahora la viralidad en redes se puede traducir en compras o bien en odio hacia una empresa o personalidad, las herramientas que tenemos nos permiten generar contacto directo con miles de posibles compradores, y definitivamente no podemos perder esa oportunidad. Una pregunta común puede ser, ¿y cómo abordo a ese público? La respuesta está dentro de nosotros mismos, a las personas nos gusta una marca que es humana, que es real y que nos ofrece información útil o que nos saca una sonrisa. Eso básicamente significa que tenemos que unir esfuerzos para lograr estos objetivos y hacer de nuestra marca un ícono digno de seguir en redes sociales y con un sitio web que genere la necesidad de visitar con frecuencia. 

Un tema que preocupa a muchos, es la medición de nuestros usuarios en redes sociales y páginas web. Con herramientas como Google Analytics o las estadísticas que ofrece el mismo Facebook, podemos saber mucho más del comportamiento digital de nuestros posibles compradores. En el caso de redes sociales podemos saber si una publicación les genera interés y el tipo de reacción que ocasiona. También podemos saber su rango de edad, dónde residen y hasta su género. Podemos medir el crecimiento de un perfil, medir alcances, saber cómo nos encuentran los usuariosy hasta saber si nos ven en su móvil o computadora. 

Por otro lado, Google Analytics permite medir cuanto tiempo dura un usuario en nuestra web, a qué sección dedica más tiempo y hasta la relevancia de las fuentes de donde llega el tráfico. Esto nos ayuda a saber con mayor exactitud si una campaña de Facebook, Google o SEO funciona mejor que otras alternativas. Con todas estas opciones nos enfrentamos a compradores más exigentes, pero a la vez nos topamos con la opción de poder medir con mayor facilidad sus acciones y así optimizar nuestros esfuerzos de forma que los usuarios hagan lo que queremos. Esto puede ser desde llenar un formulario, afiliarse a un blog o hasta concretar una compra en línea. 

Para concluir, es importante saber quienes son nuestros compradores, estar muy actualizado en nuestros canales digitales y saber cómo hablarle a nuestro público. Entender el comportamiento que ha generado el avance tecnológico y cómo puede ayudar a las compañías en sus ventas es esencial para lograr números positivos a fin de mes. 

 

Comment